El 22 de julio de 1929, siendo alcalde de Palma del Río, don Rafael Calvo de León y Torrado, se plantea el proyecto de construcción de un mercado público en el corazón de la ciudad entre la plaza de Sagasta (plaza España) y la calle Castillejos. El proyecto se encarga al arquitecto Enrique Tienda Pesquero y al ingeniero de obras Julián Azofra Herrería, y se estima el coste de la obra en 48.799 pesetas, y precio de subasta de 53.434 pesetas.

En 1930 se produce relevo institucional en la Casa Consistoria y el nuevo alcalde, don Nicolás García y García provisiona en los presupuestos de 1931 una cantidad de 2.975 pesetas para “Pago para personal y material del mercado de abastos una vez este inaugurado”. Tras la proclamación de la República el 14 de abril de 1931, retorna al sillón de la alcaldía,don Rafael Calvo de León y Torrado, para entonces, el mercado ya tiene terminada la puerta principal hacia la plaza de Sagasta, rebautizada desde 1931 como plaza Niceto Alcalá Zamora; también ha concluido la otra entrada por la calle Castillejos,ahora calle Pablo Iglesias.

El proyecto despierta un vivo debate municipal. El concejal don Antonio España sugiere dotar al mercado con “una cámara frigorífica en la nueva plaza de abastos próxima a inaugurarse”. En junio de 1931 la Corporación se plantea la redacción de un Reglamento de funcionamiento de la plaza de abastos y acuerdan solicitar los modelos de reglamento de los mercados de Montilla (Córdoba), y Écija(Sevilla), además, se decide visitar el mercado de la localidad vecina de Écija.  El 4 de agosto, siendo alcalde don Agustín Villarejo, se dan a conocer detalles de ese reglamento y, entre otras sugerencias, se insta a “construir un subterráneo para guardar frescas las carnes”. La Corporación acuerda inaugurar el Marcado Público de Abastos el primer día de la feria de agosto de 1931.

ARQUITECTURA

Del proyecto del Mercado Público son autores los reputados arquitecto, Enrique Tienda Pesquero, y el ingeniero Julián Azofra Herrería. Correspondió al joven arquitecto cordobés, Enrique Tienda Pesquero (1894-1972) el diseño de un edificio inspirado en la arquitectura regionalista andaluza en su fase final, pues esta corriente estilística comenzó a principios del siglo XX y tuvo su ocaso en la década de los treinta. La arquitectura regionalista evolucionó de un manifiesto neomudéjar para concluir en formas neobarrocas; el material constructivo por excelencia es ladrillo cerámico visto tallado logrando formas monumentales como el Mercado Público de Palma del Río.

El edificio original ha sufrido varios cambios a lo largo de sus casi noventa años de vida. Destacamos la fachada principal neobarroca construida con una evidente  simetría marcada por el eje de la puerta principal con un arco de medio punto de gran esbeltez que plantea una construcción con un plan de retablo, con tres puertas en una fachada con cuerpos horinzontales y verticales; todo ello, empleando la belleza desnuda del ladrillo visto y algunos elementos decorativos. Los paños de la derecha e izquierda son manifestaciones manieristas de la arquitectura regionalista que nos presenta decoración de figuras rectangulares como ventanas cegadas y sobre la cornisa parejas de bolas cerámicas.

Las pequeñas puertas simétricas a ambos lados del gran arco de entrada están flanqueadas por dobles pilastras adosadas de ladrillos rematadas por un capitel dórico y sostenidas sobre un basamento que a su vez se prolonga como un vistoso zócalo. Las puertas culminan con un dintel de ladrillo cortado uno a uno para formar un figura artística muy original. El arco principal de medio punto, puerta de entrada al mercado, se sustenta sobre un muro pilar por donde discurre el medio arco con una bella escocia cóncava, resalta la clave como elemento eje y paños geométricos. Una pronunciada cornisa sustenta el frontispicio rematado por pináculos y bolas cerámicas. En el frontal, los azulejos nos recuerda “Año 1930. Plaza de Abastos” realizado por el taller sevillano de origen palmeño Ramos Rejano. Adosado al edificio principal, y con la misma técnica constructiva se levanta la nave de la antigua lonja de pescado hoy guardería infantil. En el patio principal del mercado aún se conservan elementos de la arquitectura primegenia en ladrillo visto, como son una pequeña estancia oficina, dos fuentes con sus respectivos frontispicios del mismo estilo de la fachada principal con sus pilonas y el brocal de ladrillo cerámico del pozo.